El arte del Feng Shui aplicado a tu sala

El Feng Shui es una filosofía china, que literalmente significa viento y agua. Su objetivo es lograr la armonización del ser humano con su medioambiente, utilizando la distribución de los elementos y objetos en los espacios de su entorno para lograr:

  • La tranquilidad en la vida.

  • Ver las cosas con diferente perspectiva y conseguir objetivos.

  • Encontrar la paz personal y el equilibrio familiar.


Para permitir que fluya esta energía, es necesario acomodar e integrar los elementos del hogar basándonos en los cinco elementos: madera, tierra, metal, fuego y agua. A continuación, te presentamos los puntos más fáciles para lograr la tranquilidad, libertad y armonía en tu hogar, según la técnica del Feng Shui.


Consejos para decorar según Feng Shui

  1. El color.

Según esta filosofía, los colores son pura energía y pueden interactuar entre las personas y los ambientes. Cada color propone una estimulación distinta, por ejemplo, los tonos cálidos crean una atmósfera empática e intensa, mientras que los fríos, atraen una sensación de serenidad. Elige y combínalos cuidadosamente para aprovechar todas sus energías. 


Apóyate de nuestra guía “Cómo escoger el mejor color para pintar tu sala” para lograr un mejor resultado.


  1. Elige un centro.

Para lograr un equilibrio con tu entorno y sobre todo, con tu sala, es importante tener un elemento en el cual centrar la atención al entrar a la habitación. 


Este papel, indiscutiblemente, le pertenece al sofá, y debido a que es el mueble central de la sala, tiene que estar ubicado en la posición central. Sitúalo pegado a la pared para tener seguridad y protección en tu espalda y de manera en que puedas ver la entrada al sentarte.


Procura escoger un sofá con formas suaves y acabados naturales. Nosotros te recomendamos un sofá modular, que por su naturaleza, se acoplan fácilmente a cualquier espacio, sobre todo si estamos hablando de uno como Shell, que puedes modificarlo de acuerdo con lo que estés buscando y hacerlo más corto o largo gracias a sus múltiples piezas, sin perder su característica comodidad y elegancia.


O un sofá curvo como Lidia, que te permita crear un espacio de extra comodidad gracias a sus asientos acolchados y reclinables, donde los invitados puedan sentarse a conversar tranquilamente.


  1. Armonía entre los elementos.

No olvides la importancia de reflejar los cinco elementos en los rincones de tu hogar, y no, no es necesario repintar toda la casa o cambiar todo el mobiliario. Tan sólo agrega piezas que te ayuden a potenciar esa energía. Incluso, pueden ser cosas simples, por ejemplo:

  • Madera: las patas del sofá.

  • Tierra: las plantas.

  • Metal: las lámparas, marcos de fotografías, etc.

  • Fuego: la luz natural y artificial.

  • Agua: en una pecera, espejos y ventanas.


  1. Organiza y limpia.

Esta es una regla que se aplica a toda tu casa y bajo cualquier circunstancia. Tu sala debe estar ordenada y libre de demasiadas cosas. Quita todo aquello que no sea útil ni aporte nada al entorno. Lo demás, trata de acomodarlo de manera que no se vea, utiliza cajas almacenadoras, cajones y estantes.


  1. El aroma. 

Darle a tu sala una estimulación aromática, sin dejar de lado la ventilación constante de aire natural, te conectará aún más con la naturaleza, creando un espacio confortable para ti y tus visitantes.


  1. No olvides las plantas.

Integrar a la naturaleza por medio de plantas o árboles pequeños, es muy importante para el Feng Shui, pues esta es la mejor manera de estar en contacto con ella y su energía. Además, las tonalidades verdes atraen frescura, prosperidad y salud a tu espacio.



Definitivamente, el Feng Shui está pensado para lograr un entorno equilibrado que logre incrementar el bienestar de nuestro ser. ¡Anímate a integrarlo a tu hogar!


Otros artículos:

Artículos recientes